PNUD en Acción

Construyendo un país seguro, transparente e inclusivo

Jóvenes con cartelesRealizamos una serie de acciones centradas en el fomento de la participación ciudadana, especialmente la de los jóvenes, y del diálogo político. Foto Mauricio Martínez /PNUD

Los niveles de inseguridad y criminalidad del país están entre las grandes preocupaciones de los salvadoreños, así como los retos en materia de justicia, derechos humanos y participación política. Como agencia del Sistema de Naciones Unidas, buscamos contribuir a la consolidación de un Estado eficaz,  capaz, responsable, transparente e inclusivo.  

Consideramos que promover  la Gobernabilidad Democrática es fomentar la seguridad, la democracia y el desarrollo, y trabajamos en los siguientes ámbitos: seguridad, justicia, derechos humanos, transparencia, sistema político, descentralización y desarrollo local e integración regional.
En todas estas áreas, promovemos la equidad y la inclusión de los grupos tradicionalmente excluidos del debate y la construcción de políticas públicas, como las mujeres, las personas viviendo en pobreza y los jóvenes.

Resultados y perspectivas

mujer revisando su padrónApoyamos la transparencia y la mejora en los procesos electorales. Foto PNUD/ Mauricio Martínez

De la mano con otras agencias del Sistema de Naciones Unidas y otras entidades, apoyamos al país para que la democracia se traduzca en mejores oportunidades, mayor participación y bienestar para la ciudadanía:

Participación ciudadana, diálogo político y transparencia

Trabajamos en la construcción e impulso de espacios de diálogo político en temas claves para el país.  Actuamos como facilitador, coordinador y asesor técnico en iniciativas como la Comisión Nacional para la Seguridad Ciudadana y Paz Social (2006) y el Consejo Económico y Social, CES (2009).

De hecho, estamos a cargo de la Secretaría Ejecutiva del CES, que representa el primer espacio de diálogo y consenso institucionalizado y de carácter permanente entre el Gobierno, la empresa privada y la sociedad civil.

También apoyamos  los procesos de reforma del sistema político y electoral, promoviendo y facilitando el ejercicio del sufragio y  abriendo espacios para que la sociedad civil tenga la oportunidad de ser parte de la construcción del rumbo del país.

Hemos trabajado con el Tribunal Supremo Electoral (TSE) en el proceso de implementación del Voto Residencial en todo el país, que se completará en las elecciones de 2014. Asimismo, realizamos el estudio técnico de factibilidad del Voto en el Exterior y abogamos por la aprobación de una ley especial (Decreto Legislativo 273) para que la población migrante tenga acceso al pleno goce de sus derechos políticos.

También impulsamos la participación política de las mujeres, brindando asistencia técnica para la creación de la Comisión de la Mujer y la Igualdad  de Género en la Asamblea Legislativa y para el diseño de una agenda consensuada entre las diputadas de los distintos partidos que conforman el Grupo Parlamentario de Mujeres 2012-2015.  

En 2013, seguimos trabajando en fortalecer las capacidades del Órgano Legislativo para incorporar el enfoque de género.  Además apoyamos el fortalecimiento del programa social Ciudad Mujer en el país.

Otra de nuestras grandes áreas de trabajo es el fortalecimiento de las instituciones públicas en la implementación de políticas de transparencia y anticorrupción y la promoción de una cultura de rendición de cuentas. Entre otros esfuerzos, hemos  apoyado a la Subsecretaría de Transparencia y Anticorrupción (STA) en la construcción del Primer Índice Nacional de Transparencia y Rendición de Cuentas, que se encuentra en fase piloto.
Entre nuestras prioridades también están el fortalecimiento de la gobernabilidad local, las mejoras en la eficiencia de la gestión pública y el apoyo al Gobierno en la construcción de políticas y herramientas que incidan en la eficacia de la cooperación internacional, con énfasis en la cooperación descentralizada y la cooperación Sur-Sur.

Fortalecimiento de la seguridad ciudadana y la justicia

Trabajamos  en la construcción de un país sin violencia, con un enfoque en la convivencia y la seguridad ciudadana y contribuimos al fortalecimiento del sistema de administración de justicia penal.

Desde el año 2000, nuestro Programa Seguridad Ciudadana contribuye a la prevención y reducción de la violencia en sus diferentes formas de expresión y ámbitos, a través de la generación de espacios de diálogo y del fortalecimiento de las capacidades nacionales.

Facilitamos espacios de diálogo  como la Comisión Nacional de Seguridad Ciudadana y Paz Social y el Gabinete de Prevención de Violencia.

Asimismo, apoyamos  el diseño de estrategias y políticas públicas como la Política de Justicia, Seguridad Pública y Convivencia, la Estrategia de Prevención de la Violencia en apoyo a los municipios, las reformas legales para restringir el acceso a la tenencia y portación de armas, la implementación del Modelo de Policía Proximidad, el establecimiento de ventanillas de empresarialidad femenina, las mejoras del sistema de información interinstitucional y el fortalecimiento del registro nacional de armas de fuego.

A nivel local, a través de un programa liderado por el PNUD y ejecutado con otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, contribuimos con el diseño e implementación de políticas y planes locales de seguridad ciudadana en 10 municipios. Estos planes se enfocaron en la prevención de la violencia, la coordinación interinstitucional y la participación de la ciudadanía.

Las estrategias utilizadas a nivel local incluyeron:

Fortalecimiento institucional: elaboración de políticas y planes municipales de seguridad ciudadana, cultura ciudadana, juventud y género en armonía en armonía con las políticas y marcos normativos nacionales, la creación de comités interinstitucionales de prevención del delito y la creación de observatorios municipales

Estrategia de prevención de delito: fortalecimiento de la policía proximidad, establecimiento de oficinas de atención  ciudadana, restricción de portación de armas en espacios públicos, instalación de video vigilancia en los puntos críticos.

Estrategia de prevención de violencia juvenil:
Creación de oportunidades educativas, de trabajo y emprendedurismo para jóvenes que viven en contextos de mayores amenazas y vulnerabilidades.
 
Prevención de violencia de género: Desarrollo de iniciativas de mujeres líderes en las comunidades y  creación de ventanillas de empleabilidad que brindan a las mujeres asistencia técnica y capital semilla para pequeños emprendimientos.  

Cultura Ciudadana:
Creación de ordenanzas contravencionales, desarrollo de campañas y otros mecanismos participativos  para promover la cultura de respeto a la legalidad, información ciudadana sobre las normas y fortalecimiento de la institucionalidad para su aplicación.

Espacios públicos seguros: sostenibles e incluyentes.

Acceso a la justicia: promoción de mecanismos de mediación comunitarios.

La experiencia de trabajo ha sido evaluada y sistematizada. Sobre la base de las lecciones aprendidas se diseñó un modelo que están siendo replicado en otros municipios.
 
Con estas estrategias, el PNUD ha contribuido a una importante reducción de delitos en algunos de los municipios más violentos del país. En los municipios donde la experiencia ha sido más exitosa se ha alcanzado hasta una reducción de 40% de homicidios y 25% del total de delitos con armas de fuego, así como también a un incremento de la participación comunitaria y del uso del espacio público, percepción de seguridad y confianza en las instituciones del territorio.

A partir de las buenas prácticas y lecciones aprendidas, en la actualidad estamos implementando un modelo de inserción socio económica de jóvenes que viven en contexto de riesgo, incluyendo jóvenes de pandillas y sus familias, en alianza con el gobierno nacional, gobiernos locales y organizaciones de la sociedad civil.

Buscamos proporcionar a los jóvenes oportunidades para continuar educándose, así como oportunidades de empleo o de iniciar sus propias empresas.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tabago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe