Mejor calidad de vida para las personas con VIH

Persona viviendo con VIH
Irma Hernández en la Asociación Visión Productiva y Positiva de El Salvador, que apoya a las personas viviendo con VIH. Fotografía Mauricio Martínez/PNUD

“Para convivir con VIH nadie nos prepara”, asegura Irma Hernández, quien se dio cuenta de que era VIH positivo en 1999, cuando falleció su novio con el que estaba a punto de casarse. Tenía 25 años y estudiaba arquitectura, pero pronto tuvo que dejar la universidad porque su padre no quiso seguir invirtiendo en su educación.

Cinco personas son diagnosticadas cada día con VIH-SIDA en El Salvador, según datos del Ministerio de Salud. Irma nunca pensó ser parte de las estadísticas y al principio no le dio demasiada importancia, hasta que tuvo una toxoplasmosis y su salud se deterioró rápidamente. El dolor la atormentaba, perdió 40 libras y para caminar necesitaba la ayuda de dos personas. “Entendí qué era el VIH”, dice.  Pero al estar bien, se descuidó de nuevo.

Aspectos destacados

  • Entre 1984 y diciembre de 2013, se contabilizaron 30,699 casos de personas con VIH-SIDA, de las cuales cerca de 10,140 recibe tratamiento médico.
  • 40% de los casos de VIH en El Salvador son mujeres
  • En el país, hay cinco nuevos diagnósticos de VIH-SIDA cada día

En 2005, una gripe la llevó a tocar fondo. “Le pedí a Dios que me diera una oportunidad. Sentí que me iba a morir sin haber ayudado a nadie. Al siguiente día amanecí bien”, afirma.   Dos días después, le propusieron trabajar con una organización de ayuda para personas con VIH.  Desde entonces, asesora a las personas para que sobrelleven su diagnóstico y tenga mejor calidad de vida.

Irma formó parte de los primeros grupos que recibieron los talleres de “Autocuido y Adherencia para personas viviendo con VIH”,  impartidos en el marco del programa que lleva el mismo nombre, ejecutado por el PNUD y el Ministerio de Salud hasta 2013.

El objetivo del programa fue sensibilizar y comprometer a las personas viviendo con VIH a cumplir con su tratamiento y llevar un estilo de vida sano y responsable. Con los talleres se beneficiaron cerca de 2,000 personas.

“El proceso estuvo orientado a nutrición, adherencia y tratamiento; a la prevención de infecciones oportunistas; a la salud mental, las relaciones familiares y personales; a la prevención del uso de drogas y alcohol. Todo para que la persona pudiera llevar bien su proceso de salud y tuviera una estabilidad emocional que le permitiera reinsertarse en la vida laboral y disfrutar junto a su familia de un estado de ánimo sano”, apunta la Dra. Celina Miranda, coordinadora del programa de VIH del PNUD.

Precisamente esta es una de las áreas en las que el PNUD trabajó en la última década. De 2003 a 2013, fue el receptor principal de los recursos del Fondo Global para el combate al VIH en El Salvador y desarrolló una estrategia nacional multisectorial para fortalecer las capacidades de las entidades gubernamentales, no gubernamentales y asociaciones civiles que trabajan en este tema.

El Programa de Autocuido y Adherencia fue parte del componente de capacitación y sensibilización en prevención positiva que implementó  el PNUD, con el Ministerio de Salud y diferentes organizaciones.  Para impartir las capacitaciones se contó con un grupo de facilitadores, especialistas en sicología y medicina.

“A nivel personal, el autocuido y la adherencia son fundamentales porque me han servido para desenvolverme como persona. A nivel institucional nos sirve para apoyar a nuestros pares, evaluar en qué están fallando en la adherencia, factores que los afectan, las ventajas de ser adherentes y las desventajas de no ser adherentes”, señala Irma.

A sus 40 años, Irma ya ha aprendido mucho y enseña a otros. Es una de las fundadoras de la Asociación Visión Productiva y Positiva de El Salvador (Visión Propositiva), una organización no gubernamental que nació con la idea de contribuir a mejorar la vida de las personas con VIH a través de consejería, charlas y capacitaciones en temas de prevención y sensibilización sobre la enfermedad.  Además, ha sido promotora del Programa Nacional de VIH del Ministerio de Salud.

“Para convivir con VIH nadie nos prepara”, reitera Irma, “pero si la persona recibe formación en el tema es más hábil para sobrellevar un diagnóstico y enfrentar las exigencias de la vida cotidiana”.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe