Soyapango: Obra de protección para evitar deslizamientos y formación de cárcavas

16-ago-2016

Fotografía: Roberto Durán/PNUD

“Yo vivo acá desde hace 25 años y el terreno estaba ya casi al nivel del río, quizá había una altura de diferencia de un metro máximo. Hace tres años empezó a formarse una cárcava pequeña por el desagüe de aguas negras y con el tiempo fue creciendo hasta formarse una cárcava de 70 metros de altura”, relata Ana Masín, presidenta de junta directiva de Bosques de Prusia.

Bosques de Prusia Etapa 1 es una urbanización del municipio de Soyapango, ubicada entre la zona industrial y otras zonas residenciales. La cárcava se había formado muy cercana a las viviendas, debido a una ruptura de una tubería que produjo la socavación progresiva en el lecho del río Sumpa. En los últimos años se había profundizado y ensanchado, conformando grandes paredes de material inestable.

 “Cuando venían las tormentas, caían los pocos de tierra y las casas temblaban, si no fuera por la obra que se ha hecho, el parqueo de la colonia ya no existiera”, detalla Celina Hernández, vocal de la junta directiva de Bosques de Prusia.

El Ministerio de Obras Públicas (MOP) y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), con la asistencia técnica de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), ejecutaron una obra de protección con una inversión de US$700,000, en el marco del programa “Dinamización de Economías Locales mediante el Desarrollo y Reconstrucción de la Infraestructura Pública”.

La obra, que se encuentra en su fase final, comprendió la construcción de sistemas de drenaje adecuados para la conducción de las aguas superficiales y estructuras para la descarga de aguas lluvias; la conformación de taludes y la siembra de grama para protección; la ejecución de 395 mts cuadrados de emplantillado de piedra y 163 metros cúbicos de muros para evitar la salida de agua descontrolada hacia el río Sumpa y mantener el nivel del cauce, entre otros.

Con estas obras de protección se espera proteger las vidas de las 9,000 personas que habitan en el sector, así como sus viviendas y la infraestructura de la residencial.

“Buscamos resguardar especialmente las vidas de las y los habitantes que están cerca de las dos descargas de agua desde la colonia hacia el Río Sumpa.  Si esta obra no se hacía, se corría el riesgo de que existiera más daño en toda la urbanización” asegura Fernando Olmedo, Administrador de contrato de la Unidad Ejecutora PNUD-MOP.

Durante la ejecución del proyecto se talaron 30 árboles que representaban un riesgo al estar en la orilla de la cárcava. El proyecto, por tanto, incluyó un plan de reforestación en cumplimiento con la medida establecida por el área ambiental de la Alcaldía de Soyapango y para paliar el impacto al medio ambiente en la zona. Se entregó a la comuna un total de 200 árboles de diferentes especies.