PNUD inicia importante proyecto para la conservación de los humedales en El Salvador

Humedal1

 

Este 2 de febrero, fecha en la que se conmemora el “Día Mundial de los Humedales”, el Representante Residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en El Salvador, Christian Salazar y la Ministra de Medio Ambiente y Recursos Naturales de El Salvador, Lina Pohl Alfaro, firmaron carta de entendimiento para la implementación del proyecto: “Conservación, uso sostenible de biodiversidad y mantenimiento del ecosistema en humedales protegidos de importancia nacional” el cual se enmarca en el conjunto de actividades del plan nacional para el mejoramiento de los humedales en El Salvador.

El proyecto tendrá una duración de cuatro años y se realizará en los humedales del estero de Jaltepeque, en la bahía de Jiquilisco, en la laguna El Jocotal, en la laguna de Olomega y en las islas del Golfo de Fonseca. Sin embargo, sus acciones también contribuyen a fortalecer todo el esquema de Áreas Naturales Protegidas y de protección de humedales a nivel nacional. Se estima que las acciones que se impulsarán beneficiarán a un aproximado de 140 mil salvadoreños y salvadoreñas.

El objetivo del proyecto es promover la conservación y el uso sostenible de biodiversidad, así como el mantenimiento de ecosistemas por medio de la creación de nuevos humedales protegidos de importancia internacional. Asimismo, se busca prevenir y mitigar amenazas, y mejorar la administración de humedales protegidos existentes.

El Salvador cuenta con siete humedales de importancia internacional, tanto marino-costeros como de tierra adentro, también conocidos como sitios de la Convención sobre Humedales de Importancia Internacional Especialmente como Hábitat de Aves Acuáticas (RAMSAR).

 De acuerdo al Inventario Nacional de Humedales, el área total cubierta por estos en El Salvador es el 5 por ciento del país, sin embargo, se encuentran en peligro debido a la tala de árboles, el uso descontrolado de agroquímicos y la acumulación de desechos sólidos, entre otros factores.

El enfoque de biodiversidad para la gente, para la economía y la promoción de medios de vida sostenibles, son ejes fundamentales del trabajo del PNUD. El desarrollo de los territorios debe estar en coherencia con la sustentabilidad ambiental y los recursos naturales, porque son parte del bienestar actual y futuro.