Las mujeres realizan trabajos que históricamente se consideraban masculinos, en Obras Públicas. Fotografía cortesía Ministerio de Obras Públicas.

El Ministerio de Obras Públicas, Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano (MOP) presentó un protocolo de actuación que busca erradicar los actos de discriminación y violencia de género, promoviendo los derechos humanos de las mujeres al interior de la institución y en los lugares donde se ejecutan sus proyectos.

El “Protocolo de Actuación para Hechos de Discriminación y Violencia contra las mujeres y grupos vulnerados por razones de género” fue elaborado con el apoyo técnico y financiero del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y de la Secretaría Técnica y de Planificación de la Presidencia (SETEPLAN).   En su diseño participó, a través de consultas y talleres, personal de las distintas áreas del MOP, de los diferentes comités institucionales y de los tres sindicatos de la institución.

El protocolo representa una importante herramienta de defensa para los derechos de los y las trabajadoras, quienes encuentran rutas de acción y pasos a seguir, en caso sean víctimas de violencia. Define procedimientos, competencias, derechos y deberes.

El instrumento responde a la legislación internacional y a la Ley Especial Integral para una vida Libre de Violencia, que en su Artículo 18 establece que las instituciones del Estado deben adoptar y ejecutar los programas y acciones de erradicación de la violencia contra las mujeres establecidas en la Política Nacional.

El protocolo también se alinea a los esfuerzos nacionales por promover equidad de género en los ambientes laborales. Según la Encuesta Nacional de Violencia contra las Mujeres (DYGESTIC 2017), el 14.8% de las mujeres dijo haber sido víctima de violencia sexual en el ambiente laboral, mientras que 14.2% manifestó haber sufrido violencia psicológica.  Además, el 38.9% dijo que un patrón o jefe había ejercido este tipo de violencia sobre ellas, mientras que 34.5% dijo que fue un compañero o par laboral.

“En este contexto, las acciones que el país está dando para superar las brechas de género, así como para frenar todo tipo de violencia en los lugares de trabajo tanto públicos como privados, son de suma relevancia”, enfatizó Rafael Pleitez, Representante Residente Auxiliar de PNUD. “Por ejemplo, El Salvador es uno de los nueve países a nivel mundial que lleva adelante un proyecto para implementar un Sello de Igualdad de Género en el Sector Público”, detalló.

El Sr. Pleitez añadió que, por tradición histórica, el MOP había sido masculinizado tanto en la composición de su personal como en sus prácticas institucionales. Sin embargo, hoy es un Ministerio que ha apostado por la equidad de género.

Desde el 2009, puso en marcha una política basada en principios de vocación de servicio, igualdad, equidad, legalidad, eficiencia, inclusión, y transparencia total. Además, en diciembre de 2015 realizó el lanzamiento de la Política Ministerial de Igualdad y Equidad de Género.

“El MOP también ha sido pionero entre las carteras de Estado, en contar con un grupo de mujeres organizadas, que impulsan el debate en temas de igualdad y son motores de cambio en sus espacios de trabajo”, concluyó.

Icon of SDG 05

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global