Representante en funciones del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en El Salvador, Mónica Merino (izquierda) y representante de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Elisa Carlaccini. Fotografía: Óscar Ramírez, ACNUR.

Las representantes de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Elisa Carlaccini,  y el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en El Salvador, Mónica Merino, firmaron una carta de entendimiento el pasado 31 de enero de 2019, con el propósito de potenciar y reforzar actividades conjuntas entre ambas Agencias.

El acuerdo busca establecer un marco de cooperación que fortalezca los vínculos entre acciones humanitarias y de desarrollo en beneficio de los salvadoreños y salvadoreñas y, en particular, de las personas que se encuentran en riesgo de desplazamiento interno, han sido deportadas y tienen necesidades de protección, así como otras comunidades receptoras.

La colaboración se basa en el principio fundamental del rol y responsabilidad primarias del Estado salvadoreño de poner a la persona humana como el origen y el fin de su actividad.

“En el centro de este acuerdo, así como de todo nuestro trabajo, está el bienestar de las personas, particularmente de aquellas que han sido afectadas por la violencia, entre ellas mujeres, niños y personas migrantes y retornadas”, apuntó la Representante Residente en funciones del PNUD, Sra. Mónica Merino. “A través de esta carta de entendimiento se materializa la nueva forma de trabajo que promueven las Naciones Unidas -New Way of Working- un abordaje común del enfoque humanitario y de desarrollo”, agregó.

El ACNUR y el PNUD tienen una extensa historia de colaboración efectiva en la acción humanitaria y de desarrollo, lo cual ha permitido obtener resultados importantes para las poblaciones de interés de ambas organizaciones. A través de la carta de entendimiento se busca  catalizar el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y el   “no dejar nadie atrás” , así como maximizar las sinergias y la eficiencia de los recursos al buscar que la  asistencia humanitaria y las acciones de desarrollo se ejecuten de manera conjunta y que, por consecuencia, su impacto sea más significativo y sostenible.

 “Estamos muy contentos por la firma de este memorando con el PNUD en El Salvador. Representa la culminación de una estrecha coordinación ya existente entre nuestras Organizaciones, que se ha concretado a través de programas tales como el Programa Conjunto de Paz para la Generación Post Conflicto (I y II)”, enfatizó la Representante de ACNUR, Elisa Carlaccini.

“En el marco del Pacto Mundial sobre Refugiados, pretendemos fortalecer el nexo entre la asistencia humanitaria y el desarrollo, para garantizar la protección y la búsqueda de soluciones integrales para las personas que han sido forzadas a dejar sus hogares debido a la violencia.  De forma interagencial y coordinada, queremos fortalecer oportunidades de medios de vida, particularmente para jóvenes, que representan al mismo tiempo medidas de prevención al reclutamiento y al desplazamiento forzado, y soluciones para construir su futuro en condiciones de dignidad y seguridad”, agregó.

Entre las áreas de colaboración contempladas en la carta de entendimiento se encuentra el fortalecimiento del Estado de Derecho, los derechos humanos y  el acceso a la justicia, así como la movilización conjunta de recursos y el desarrollo de planes de contingencia, preparación y análisis de la información. De igual forma, el acuerdo busca la inclusión de las personas refugiadas y  aquellas desplazadas internamente por la violencia, dentro de los programas de desarrollo nacionales y locales.

 

Para mayor información:

PNUD: Ixchel Pérez, Oficial de Comunicaciones, ixchel.perez@undp.org

ACNUR: Óscar Ramírez, Asistente de Información Pública, ramirezo@unhcr.org

Icon of SDG 0

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global