PNUD y FAO lanzan cuaderno sobre seguridad alimentaria y nutricional

21-jul-2016

El Representante Residente del PNUD y Coordinador Residente del Sistema de Naciones Unidas en El Salvador, Christian Salazar, y el Representante de FAO, Alan González, muestran la edición del nuevo Cuaderno sobre Desarrollo Humano.

El estudio analiza los factores de vulnerabilidad a la inseguridad alimentaria y nutricional en el país, describe los avances a la fecha e identifica los desafíos en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. 

San Salvador, 21 de julio de 2016. El Cuaderno sobre Desarrollo Humano,  “Seguridad alimentaria y nutricional: camino hacia el desarrollo humano” caracteriza la problemática del hambre y su impacto en la población y destaca que para alcanzar la seguridad alimentaria y nutricional, es necesario diseñar políticas públicas que integren los ámbitos sociales, económicos y ambientales. 

El documento, publicado hoy, fue elaborado conjuntamente por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), con el apoyo financiero del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). 

Por primera vez en El Salvador, se sistematizan y publican datos oficiales de la Escala Latinoamericana y Caribeña de Seguridad Alimentaria.  Según los resultados de esta encuesta, casi la mitad de los hogares salvadoreños enfrentan algún grado de inseguridad alimentaria y nutricional: 31% leve, 13%  moderada y 5% severa.

 “Alcanzar un estado de Seguridad Alimentaria y Nutricional implica enfrentar eficientemente las desigualdades estructurales de los productores de alimentos, así como la recuperación y dinamización de la productividad agrícola”, indicó el Representante de la FAO en El Salvador, Alan González.  

El documento destaca que es necesario fortalecer el diseño de la política social e invertir en las juventudes rurales para vincularlas con la producción agrícola y superar las brechas que limitan su desarrollo y contribuir a la reducción de su vulnerabilidad. Las juventudes rurales enfrentan problemáticas asociadas al acceso limitado a: conocimiento, información y educación; tierras; mercados y servicios financieros; trabajo decente; y participación en el diálogo sobre políticas públicas.

“La privación del Derecho Humano a una Alimentación Adecuada es también la negación de otros derechos humanos”, apuntó Christian Salazar Volkmann, Representante Residente del PNUD y Coordinador del Sistema de Naciones Unidas en el país.  “En El Salvador, 7 de cada 10 hogares que enfrentan inseguridad alimentaria y nutricional moderada y severa también están en situación de pobreza multidimensional, es decir, presentan múltiples carencias”, añadió.  

Los niños y las niñas, los hogares liderados por mujeres o por personas jóvenes, así como los hogares que han expuesto a desastres naturales son los que enfrentan mayor probabilidad de caer en una situación de inseguridad alimentaria y nutricional.  

Hambre cero es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la nueva agenda global de desarrollo, suscrita por 193 países, incluyendo El Salvador. 

Contact information

comunicaciones.sv@undp.org