Escuela de Oficios en San Luis La Herradura busca promover el desarrollo inclusivo y sostenible

30-mar-2017

Fotografía: PNUD/ Rafael Rendón

Los habitantes de San Luis La Herradura ya se encuentran manos a la obra y muy dispuestos a aprender en la Escuela de Oficios que con apoyo del Gobierno de Chile, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Corporación El Canelo de Nos se establecerá en la comunidad con el objetivo de promover el desarrollo inclusivo de mujeres y hombres para fortalecer sus capacidades productivas que les permitan mejorar sus ingresos y sus condiciones de vida.
    
En la Escuela de Oficios que iniciará a partir de este mes se brindarán talleres de carpintería, hojalatería, soldadura, confecciones y manipulación de alimentos. Se proyecta formar a 144 personas divididas en dos promociones de 72 beneficiados por año. La primera promoción se graduaría en diciembre 2017 y la segunda en octubre 2018.

Los participantes pertenecen a 18 comunidades de San Luis La Herradura y una vez terminada la fase lectiva de cada año, los monitores deberán identificar un problema real de su comunidad el que podrán resolver implementando iniciativas relacionadas con los oficios aprendidos en la Escuela y las Tecnologías Socialmente Apropiadas (TSA). Tales propuestas se convertirán en proyectos para beneficio de las comunidades, que serán financiados con el mismo fondo. En total se financiará la creación de 22 proyectos.

La Escuela de Oficios nace para dar continuidad al trabajo en terreno llevado a cabo por el PNUD El Salvador y El Canelo de Nos desde 2013 en una primera fase de TSA desarrollada en comunidades en Suchitoto; una segunda fase se realizó en San Luis La Herradura entre 2015 y 2016 donde se brindaron capacitaciones para la construcción de ollas mágicas, fogones rocket y hornos solares. En este proceso las mujeres, particularmente, identificaron necesidades de capacitación en oficios como una forma de mejorar la empleabilidad y sus condiciones de vida.

En este esfuerzo se conjugan el financiamiento del Gobierno de Chile a través de Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID), el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Programa de Pequeñas Donaciones del GEF (Fondo para el Medioambiente Mundial), con el apoyo de la Embajada de Chile en El Salvador.

El diseño de esta iniciativa nace desde un proceso participativo donde surgen y se levantan las necesidades que la propia comunidad ha identificado como una debilidad: el escaso conocimiento y práctica de algunos oficios. Esta necesidad surge además por la escasa disponibilidad de trabajo, especialmente de jóvenes, que hay en el territorio.

Es así como a través de la Escuela se promueve la resiliencia a nivel comunitario, con la finalidad de contribuir a la dignidad de las personas y el mejoramiento de su calidad de vida, convirtiéndose en una opción de formación práctica que les permita a los habitantes de San Luis La Herradura desarrollar sus capacidades y generar emprendimientos.

Cabe destacar que el proyecto además tiene un impacto ambiental positivo, puesto que busca promover una mejor relación de la comunidad con el medio ambiente, así como propiciar un uso eficiente de los recursos naturales, la energía eléctrica, el consumo de leña y promueve el desarrollo local sostenible.

Lo antes mencionado contribuye a dar cumplimiento a la Agenda Mundial de Desarrollo y los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS), especialmente con el aprovechamiento productivo del medio ambiente, la vinculación de los recursos naturales y la reducción de la pobreza y las vulnerabilidades a través del mejoramiento de  la seguridad alimentaria, la generación de  empleo para los jóvenes y logrando la igualdad de género, con el empoderamiento de la mujer, entre otros efectos importantes. De esta manera se contribuye a reducir la pobreza extrema  que afecta a las personas, en especial de las zonas rurales del país, y a lograr que nadie se quede atrás en el desarrollo económico y  humano.

Extensión del proyecto en Honduras

Una filial de la Escuela de Oficios también se abrirá esta semana en Honduras, que atenderá a cuatro comunidades del municipio de Marcovia beneficiando un promedio de 500 personas. La Escuela se instalará en la comunidad El Venado, donde ya se cuenta con la infraestructura propicia para impartir los cursos de carpintería y hojalatería.