Cooperación Internacional reflexiona sobre los desafíos de jóvenes y mujeres rurales, indígenas y campesinas

25-jul-2017

Fotografía: Mauricio Martínez/ PNUD El Salvador

La Mesa de Cooperación Internacional para la Agricultura en El Salvador realizó el foro “Retos y oportunidades del desarrollo rural para mujeres y jóvenes en El Salvador”, con el objetivo de contribuir a la reflexión sobre la creación de una política que atienda las necesidades de las mujeres rurales, indígenas y campesinas y jóvenes para contribuir al desarrollo rural.

El espacio de reflexión contó con la intervención de Rafael Pleitez, Representante Residente Auxiliar y Economista Jefe del PNUD en El Salvador, sobre la temática del desarrollo rural en el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

“Las mujeres de las áreas rurales están rezagadas en el desarrollo humano. Por ejemplo, la participación laboral de las mujeres en dichas áreas es solo 36.8%, y la de los hombres 85%”.

Ana Elena Badilla, Representante de ONU Mujeres en El Salvador abordó la temática del desarrollo rural desde el enfoque de género y destacó “que la inclusión de las mujeres rurales, indígenas y campesinas, o bien con discapacidad en el ámbito económico y productivo es fundamental para el desarrollo económico del país”.

Las mujeres en El Salvador enfrentan significativos desafíos en el área rural, entre ellas la tenencia de la tierra, ya que únicamente son propietarias del 18.3 % de tierras con vocación agrícola, situación que afecta tanto la producción, como el acceso a recursos financieros, ya que no cuentan con respaldo crediticio. Asimismo, el acceso a la educación y servicios de salud de calidad es una de las limitantes con las que viven.

De igual manera, la juventud rural e indígena y en especial, las mujeres; enfrentan retos como la delincuencia, la migración, falta de oportunidades, entre otros.

Glayson Ferrari, Gerente de País del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola - FIDA para El Salvador y Honduras explicó los retos, desafíos y oportunidades de la población juvenil "es importante generar oportunidades para las juventudes rurales e indígenas, principalmente a las mujeres jóvenes, en un mundo de desafíos y retos donde la discriminación, el desempleo, la inseguridad alimentaria y la delincuencia; provocan migraciones por la falta de ingresos económicos. Debemos continuar promoviendo la igualdad de género, el empoderamiento económico y la participación activa de la población juvenil, para combatir la pobreza y lograr un desarrollo rural sostenible"

La Representante Asistente de Programas de la FAO, Emilia González, reiteró el compromiso de las Organizaciones internacionales por continuar apoyando estas iniciativas que contribuyen a favorecer el diálogo entorno a la política de mujeres rurales y los desafíos que aún existen en este tema.

La Mesa de Cooperación Internacional tiene sus orígenes en el 2014 con la misión de atender los retos y desafíos del sector agropecuario y contribuir conjuntamente a su revitalización. En ella participan un grupo de organizaciones internacionales y agencias de cooperación acreditadas en el país: AECID, JICA, USAID, CATIE, IICA CATIE, OEA y la Unión Europea. El Sistema de Naciones Unidas está representado por la FAO, OPS/OMS, PMA, ONU Mujeres, FIDA y PNUD; así como también, también las Embajadas de México en El Salvador y de China Taiwán.