Discurso de la Administradora del PNUD, Helen Clark, en la apertura del 7º Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe

29-oct-2014

Es un honor estar en México para la apertura del Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe. El PNUD valora muy positivamente la disposición de México de ser el anfitrión del evento este año.

Saludo a todos los y las Ministros presentes de toda América Latina y el Caribe. El PNUD valora mucho el apoyo permanente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) que auspicia este Foro anual, y por el apoyo de México para garantizar la participación del Caribe este año.

Desde su creación en 2007, este Foro ha proporcionado un espacio único para que los y las ministros que trabajan en el desarrollo social y económico puedan intercambiar experiencias y discutir soluciones a los nuevos retos. Los países de América Latina y el Caribe han sido grandes innovadores en la política social durante años, y esto hace que la experiencia de compartirlas, particularmente en este evento anual, sea de gran utilidad para las autoridades y tomadores de decisión aquí presentes.

Nuestro anfitrión, México, está llevando a cabo importantes reformas para fortalecer sus instituciones y hacer su economía aún más competitiva e incluyente. México ha tenido iniciativas muy innovadoras en los últimos años, como la gobernanza electrónica y  el acceso a los servicios públicos.

El progreso social: más allá del ingreso - No queda duda de que América Latina ha hecho progresos impresionantes en la reducción de la pobreza en la última década. Entre 2002 y 2012, la proporción de personas en la región viven con menos de cuatro dólares al día disminuyó de 42% a 25%, y el porcentaje de personas que entran a la clase media aumentó de 21% a 34%. La pobreza también se ha reducido en algunos países del Caribe, en una escala similar en ese período de tiempo. Por ejemplo, Trinidad y Tobago redujeron la pobreza en siete puntos porcentuales entre 2000 y 2010, y Jamaica también redujo  la pobreza dos puntos porcentuales en el mismo período.

Más recientemente, sin embargo, la tasa de reducción de la pobreza y la desigualdad en la región parece estar disminuyendo. Hay una serie de razones que explican el fenómeno, entre ellas un menor crecimiento en el tamaño de los mercados de trabajo poco cualificados, y la existencia de barreras fiscales que no permiten una expansión suficiente de los programas de protección social. Además, se estima que el 37% de la población - más de 200 millones de personas - se clasifican como vulnerables; es decir, corren riesgo de caer en la pobreza.

Esta situación requiere tanto un enfoque en el crecimiento inclusivo como la expansión de la protección social. Es claro que el progreso futuro tiene que incluir a las mujeres, la juventud, los pueblos indígenas, los afrodescendientes, personas con discapacidades y los adultos mayores.

La pobreza tiene muchas dimensiones – e impacta no sólo los niveles de ingresos, sino también sobre el estado de salud y el acceso a la educación, las condiciones de vida en general, la adquisición de los bienes básicos, la participación y la seguridad humana.

En reconocimiento de esto, Brasil, Colombia y México, entre otros países, ya utilizan medidas de pobreza multidimensional para evaluar el progreso. Factores como la cantidad respectiva de tiempo dedicado por hombres y mujeres en las tareas del hogar y en el lugar de trabajo también son muy importantes, al igual que las dimensiones subjetivas tales como la percepción de empoderamiento y dignidad.

En última instancia, y en línea con el enfoque de desarrollo humano del PNUD, el progreso social se trata de la ampliación de las capacidades de la gente y la mejora de sus oportunidades. También se trata de disfrutar la libertad de ser capaz de tomar sus propias decisiones en la vida.

El foro de este año está firmemente centrado en el "progreso multidimensional y el desarrollo inclusivo", y reúne a esta impresionante cantidad y calidad de ministros y funcionarios de alto nivel para discutir la manera de promover el desarrollo de la región en todas sus dimensiones.

Para formar la base para sus deliberaciones, la agenda ha sido  organizada en torno a los temas de la equidad fiscal, la inclusión social, y de instituciones eficaces - todos los cuales creemos que son relevantes para el desarrollo inclusivo y el progreso.

Permítanme comentar brevemente cada uno de ellos:

Equidad Fiscal - La promoción de la equidad a través de políticas fiscales progresivas –es decir, que favorezcan más a las personas de menores ingresos—es vital para avanzar en el desarrollo humano. Como reflejo de esto, muchos países están buscando maneras de mejorar la progresividad de los impuestos y el gasto fiscal.

Se necesita espacio fiscal para hacer que más recursos estén disponibles para los pobres. Esto requiere tanto políticas de innovación como una fuerte voluntad política. A su vez, el impacto regresivo de los impuestos indirectos no se debe permitir anular el impacto progresivo del gasto social. Hay maneras probadas de mitigar el impacto de los impuestos indirectos sobre los pobres.

El PNUD trabaja con una serie de países en el fortalecimiento de la equidad fiscal. El año pasado, por ejemplo, hemos unido fuerzas con la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) para evaluar el impacto de diferentes niveles del impuesto al valor agregado (IVA) sobre la pobreza y la desigualdad. El resultado de nuestro trabajo conjunto informó la decisión final sobre el establecimiento de un nivel de IVA que minimiza el impacto en los pobres.

Inclusión Social - La promoción de la inserción social, a través de políticas financiera, laboral e industriales más inclusivas, también juega un papel importante en estimular el desarrollo humano.

Hoy en día, la mayoría de los países de la región cuentan con programas de transferencia de ingreso, junto con otras estrategias para estimular el desarrollo humano.

La desigualdad de ingresos y otras formas de exclusión, sin embargo, seguirán obstaculizando el progreso social si los pobres carecen de la oportunidad de ser agentes empoderados de su propio desarrollo. El reto ahora es construir sobre el progreso realizado hasta la fecha, y para asegurar que las personas tengan acceso a mejores puestos de trabajo, medios de vida, los recursos y las iniciativas empresariales. Esto es particularmente importante para las y los jóvenes de la región, para los cuales la tasa de desempleo es casi el doble de la de los adultos, y también para las mujeres.

La nueva estrategia Prospera aquí en México cuenta con un conjunto de políticas destinadas a promover la inclusión social a través del acceso al crédito, oportunidades de negocio, y a la educación superior. Lo mismo ocurre con la iniciativa Pasos al Trabajo, que proporciona capacitación y oportunidades de

trabajo en Jamaica, y el Cultura de Ahorro de Colombia, que ofrece la educación y los incentivos financieros, tales como las tasas de interés más bajas, a las mujeres jefas de hogares.

El PNUD ha estado trabajando con una serie de países de la región en la promoción de la inclusión social, en particular mediante la creación de empleo y la mejora de las condiciones de trabajo.

En El Salvador, por ejemplo, apoyamos los proyectos empresariales de pequeña escala en el que los jóvenes anteriormente asociados a las pandillas pueden adquirir experiencia en la gestión de pequeñas empresas y generar ingresos para ellos y sus familias.

También promovemos activamente la igualdad de género en los ambientes de trabajo en América Latina y el Caribe, el apoyo a los programas de certificación de igualdad de género en 12 países de la región. Más de 1.800 empresas públicas y privadas ya han sido certificadas.

Instituciones más efectivas - no menos importante en el área de la política social - son fundamentales para avanzar el desarrollo multidimensional.

Varios países de América Latina han adoptado medidas importantes para fortalecer sus capacidades para diseñar e implementar las políticas sociales. Esto incluye el uso de mapas multidimensionales de pobreza, sistemas sofisticados de focalización de la pobreza, y evaluación técnica del impacto de esos programas de última generación. Con este fin, muchos países, entre ellos Argentina y Costa Rica, han establecido entidades profesionales, tecnocráticas, apolíticas destinadas a promover la rendición de cuentas y resultados. Un buen ejemplo es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) de México, ampliamente aclamado. En general, la región ha recorrido un largo camino desde los programas (en su mayoría ad hoc) de asistencia social y de emergencia social, de los años 1980 y 1990.

El apoyo a la creación de capacidad institucional está en el centro del trabajo del PNUD en América Latina y el Caribe. A través de nuestro programa de Sistema de Gestión para la Gobernabilidad (SIGOB) hemos trabajado con unos 15.000 funcionarios en 17 países para ayudar a fortalecer los flujos de trabajo del sector público, los procedimientos y los sistemas de gestión a través de una serie de ámbitos políticos.

En conclusión, es importante destacar una vez más que América Latina y el Caribe han logrado un progreso tremendo de desarrollo en los últimos años.

Las experiencias y los conocimientos recogidos en este viaje son significativos, y es importante compartirlos dentro de la región y más allá de ella. El momento de hacerlo es ahora, ya que los Estados miembros de la ONU empiezan a diseñar la agenda de desarrollo global que reemplazara a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la era posterior al 2015.

Esperamos que este foro sea útil como una plataforma para el intercambio de conocimientos. Por favor, cuenten con el apoyo continuo y entusiasta del PNUD para todos tus esfuerzos hacia el desarrollo inclusivo y sostenible.

Discurso de la Administradora del PNUD, Helen Clark, en la apertura del 7º Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe

30-oct-2014

Es un honor estar en México para la apertura del Foro Ministerial para el Desarrollo en América Latina y el Caribe. El PNUD valora muy positivamente la disposición de México de ser el anfitrión del evento este año.

Saludo a todos los y las Ministros presentes de toda América Latina y el Caribe. El PNUD valora mucho el apoyo permanente de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) que auspicia este Foro anual, y por el apoyo de México para garantizar la participación del Caribe este año.

Desde su creación en 2007, este Foro ha proporcionado un espacio único para que los y las ministros que trabajan en el desarrollo social y económico puedan intercambiar experiencias y discutir soluciones a los nuevos retos. Los países de América Latina y el Caribe han sido grandes innovadores en la política social durante años, y esto hace que la experiencia de compartirlas, particularmente en este evento anual, sea de gran utilidad para las autoridades y tomadores de decisión aquí presentes.

Nuestro anfitrión, México, está llevando a cabo importantes reformas para fortalecer sus instituciones y hacer su economía aún más competitiva e incluyente. México ha tenido iniciativas muy innovadoras en los últimos años, como la gobernanza electrónica y  el acceso a los servicios públicos.

El progreso social: más allá del ingreso - No queda duda de que América Latina ha hecho progresos impresionantes en la reducción de la pobreza en la última década. Entre 2002 y 2012, la proporción de personas en la región viven con menos de cuatro dólares al día disminuyó de 42% a 25%, y el porcentaje de personas que entran a la clase media aumentó de 21% a 34%. La pobreza también se ha reducido en algunos países del Caribe, en una escala similar en ese período de tiempo. Por ejemplo, Trinidad y Tobago redujeron la pobreza en siete puntos porcentuales entre 2000 y 2010, y Jamaica también redujo  la pobreza dos puntos porcentuales en el mismo período.

Más recientemente, sin embargo, la tasa de reducción de la pobreza y la desigualdad en la región parece estar disminuyendo. Hay una serie de razones que explican el fenómeno, entre ellas un menor crecimiento en el tamaño de los mercados de trabajo poco cualificados, y la existencia de barreras fiscales que no permiten una expansión suficiente de los programas de protección social. Además, se estima que el 37% de la población - más de 200 millones de personas - se clasifican como vulnerables; es decir, corren riesgo de caer en la pobreza.

Esta situación requiere tanto un enfoque en el crecimiento inclusivo como la expansión de la protección social. Es claro que el progreso futuro tiene que incluir a las mujeres, la juventud, los pueblos indígenas, los afrodescendientes, personas con discapacidades y los adultos mayores.

La pobreza tiene muchas dimensiones – e impacta no sólo los niveles de ingresos, sino también sobre el estado de salud y el acceso a la educación, las condiciones de vida en general, la adquisición de los bienes básicos, la participación y la seguridad humana.

En reconocimiento de esto, Brasil, Colombia y México, entre otros países, ya utilizan medidas de pobreza multidimensional para evaluar el progreso. Factores como la cantidad respectiva de tiempo dedicado por hombres y mujeres en las tareas del hogar y en el lugar de trabajo también son muy importantes, al igual que las dimensiones subjetivas tales como la percepción de empoderamiento y dignidad.

En última instancia, y en línea con el enfoque de desarrollo humano del PNUD, el progreso social se trata de la ampliación de las capacidades de la gente y la mejora de sus oportunidades. También se trata de disfrutar la libertad de ser capaz de tomar sus propias decisiones en la vida.

El foro de este año está firmemente centrado en el "progreso multidimensional y el desarrollo inclusivo", y reúne a esta impresionante cantidad y calidad de ministros y funcionarios de alto nivel para discutir la manera de promover el desarrollo de la región en todas sus dimensiones.

Para formar la base para sus deliberaciones, la agenda ha sido  organizada en torno a los temas de la equidad fiscal, la inclusión social, y de instituciones eficaces - todos los cuales creemos que son relevantes para el desarrollo inclusivo y el progreso.

Permítanme comentar brevemente cada uno de ellos:

Equidad Fiscal - La promoción de la equidad a través de políticas fiscales progresivas –es decir, que favorezcan más a las personas de menores ingresos—es vital para avanzar en el desarrollo humano. Como reflejo de esto, muchos países están buscando maneras de mejorar la progresividad de los impuestos y el gasto fiscal.

Se necesita espacio fiscal para hacer que más recursos estén disponibles para los pobres. Esto requiere tanto políticas de innovación como una fuerte voluntad política. A su vez, el impacto regresivo de los impuestos indirectos no se debe permitir anular el impacto progresivo del gasto social. Hay maneras probadas de mitigar el impacto de los impuestos indirectos sobre los pobres.

El PNUD trabaja con una serie de países en el fortalecimiento de la equidad fiscal. El año pasado, por ejemplo, hemos unido fuerzas con la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL) para evaluar el impacto de diferentes niveles del impuesto al valor agregado (IVA) sobre la pobreza y la desigualdad. El resultado de nuestro trabajo conjunto informó la decisión final sobre el establecimiento de un nivel de IVA que minimiza el impacto en los pobres.

Inclusión Social - La promoción de la inserción social, a través de políticas financiera, laboral e industriales más inclusivas, también juega un papel importante en estimular el desarrollo humano.

Hoy en día, la mayoría de los países de la región cuentan con programas de transferencia de ingreso, junto con otras estrategias para estimular el desarrollo humano.

La desigualdad de ingresos y otras formas de exclusión, sin embargo, seguirán obstaculizando el progreso social si los pobres carecen de la oportunidad de ser agentes empoderados de su propio desarrollo. El reto ahora es construir sobre el progreso realizado hasta la fecha, y para asegurar que las personas tengan acceso a mejores puestos de trabajo, medios de vida, los recursos y las iniciativas empresariales. Esto es particularmente importante para las y los jóvenes de la región, para los cuales la tasa de desempleo es casi el doble de la de los adultos, y también para las mujeres.

La nueva estrategia Prospera aquí en México cuenta con un conjunto de políticas destinadas a promover la inclusión social a través del acceso al crédito, oportunidades de negocio, y a la educación superior. Lo mismo ocurre con la iniciativa Pasos al Trabajo, que proporciona capacitación y oportunidades de

trabajo en Jamaica, y el Cultura de Ahorro de Colombia, que ofrece la educación y los incentivos financieros, tales como las tasas de interés más bajas, a las mujeres jefas de hogares.

El PNUD ha estado trabajando con una serie de países de la región en la promoción de la inclusión social, en particular mediante la creación de empleo y la mejora de las condiciones de trabajo.

En El Salvador, por ejemplo, apoyamos los proyectos empresariales de pequeña escala en el que los jóvenes anteriormente asociados a las pandillas pueden adquirir experiencia en la gestión de pequeñas empresas y generar ingresos para ellos y sus familias.

También promovemos activamente la igualdad de género en los ambientes de trabajo en América Latina y el Caribe, el apoyo a los programas de certificación de igualdad de género en 12 países de la región. Más de 1.800 empresas públicas y privadas ya han sido certificadas.

Instituciones más efectivas - no menos importante en el área de la política social - son fundamentales para avanzar el desarrollo multidimensional.

Varios países de América Latina han adoptado medidas importantes para fortalecer sus capacidades para diseñar e implementar las políticas sociales. Esto incluye el uso de mapas multidimensionales de pobreza, sistemas sofisticados de focalización de la pobreza, y evaluación técnica del impacto de esos programas de última generación. Con este fin, muchos países, entre ellos Argentina y Costa Rica, han establecido entidades profesionales, tecnocráticas, apolíticas destinadas a promover la rendición de cuentas y resultados. Un buen ejemplo es el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (CONEVAL) de México, ampliamente aclamado. En general, la región ha recorrido un largo camino desde los programas (en su mayoría ad hoc) de asistencia social y de emergencia social, de los años 1980 y 1990.

El apoyo a la creación de capacidad institucional está en el centro del trabajo del PNUD en América Latina y el Caribe. A través de nuestro programa de Sistema de Gestión para la Gobernabilidad (SIGOB) hemos trabajado con unos 15.000 funcionarios en 17 países para ayudar a fortalecer los flujos de trabajo del sector público, los procedimientos y los sistemas de gestión a través de una serie de ámbitos políticos.

En conclusión, es importante destacar una vez más que América Latina y el Caribe han logrado un progreso tremendo de desarrollo en los últimos años.

Las experiencias y los conocimientos recogidos en este viaje son significativos, y es importante compartirlos dentro de la región y más allá de ella. El momento de hacerlo es ahora, ya que los Estados miembros de la ONU empiezan a diseñar la agenda de desarrollo global que reemplazara a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en la era posterior al 2015.

Esperamos que este foro sea útil como una plataforma para el intercambio de conocimientos. Por favor, cuenten con el apoyo continuo y entusiasta del PNUD para todos tus esfuerzos hacia el desarrollo inclusivo y sostenible.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe