Palabras del Representante Residente de PNUD en El Salvador, Christian Salazar Volkmann:

Presentación en El Salvador del Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2015

14-dic-2015

Buenos días señores y señoras de los medios de comunicación.  Es un gusto que estén en nuestras oficinas con motivo del lanzamiento del Informe Mundial sobre Desarrollo Humano 2015, titulado “Trabajo al servicio del Desarrollo Humano”.

Los Informes sobre Desarrollo Humano son productos de conocimiento insignia del PNUD que desde hace 25 años aportan diagnósticos rigurosos sobre los problemas que afectan las posibilidades de desarrollo de las personas y proponen una agenda de política pública centrada en ellas.

Los informes mundiales también incorporan un índice para medir el nivel de desarrollo humano de los países con base a tres dimensiones  clave: salud, educación y capacidad adquisitiva. El Salvador sigue estando entre los países de desarrollo humano medio con un Índice de Desarrollo Humano de 0.666.

Este año, el Informe Mundial aborda un tema central para la gente: el trabajo como condición sine qua non del desarrollo humano, siempre y cuando sea fuente de dignificación y gratificación personal, fomente el sentido de comunidad y la transmisión de conocimientos.

Por lo tanto, el Informe posiciona una noción de trabajo amplia que va más allá del empleo en sí y plantea un concepto del trabajo que incluye el voluntariado, el trabajo creativo y el tiempo que se dedica a la labor social, es decir el cuidar a otras personas.

De los 7,300 millones de habitantes del planeta, 3,200 millones tienen un empleo. Unos 53 millones de personas llevan a cabo trabajos de cuidado, hay 970 millones que realizan trabajo voluntario y millones que se dedican a otro tipo de trabajo.

Ciertas clases de trabajo ejercidas en determinadas condiciones perjudican el desarrollo humano y violan los derechos humanos. Tal es el caso del trabajo infantil. A nivel mundial hay alrededor de 168  millones de niños y niñas trabajadores; aproximadamente la mitad de ellos realiza trabajos peligrosos.

El Informe señala que el valor del trabajo disminuye y su relación con el desarrollo humano se debilita cuando hay discriminación y violencia en el trabajo, siendo la discriminación más perceptible aquella que se da por razón de género:
-       Las mujeres llevan a cabo el 52% de todo el trabajo mundial, remunerado y no remunerado.
-       Las mujeres  tienen menos probabilidades de obtener un trabajo remunerado y realizan 3 de cada 4 horas de trabajo no retribuido en el mundo.
 
-       Cuando reciben remuneración, las mujeres ganan en promedio 24% menos que los hombres a escala global y
 
-       Ocupan solo una cuarta parte de los cargos directivos superiores en todo el mundo.
 
Estos datos ilustran como la realización de  una política global de desarrollo sostenible y trabajo decente pasa por reformas que fomentan la igualdad de género en los mercados laborales.

El Salvador no escapa a los desafíos de la inequidad y exclusión en el trabajo, como hemos señalado durante la última década en los informes sobre desarrollo humano nacionales.
Quiero compartir con ustedes algunos datos la Dirección General de Estadísticas y Censos a 2014, que nos muestran que el país tiene retos similares a la región y al mundo. Estos datos nacionales y los datos internacionales que les he mencionado no son directamente comparables debido a diferencias metodológicas, pero nos permiten hacernos  una idea de la situación:
-       La participación de las mujeres en el mercado laboral salvadoreño es de 47.8%, frente a un 80.7% de participación de los hombres. Al ritmo que esto cambia, se necesitarían más de 80 años para que se alcancen tasas de participación laboral equitativas.

-       En trabajos remunerados, las mujeres ganan en promedio 15.5% menos que sus pares hombres, aunque ellas tienen mayor escolaridad promedio.

-       La razón principal de la inactividad laboral de mujeres es por estar a cargo de quehaceres domésticos. Así lo expresaron 7 de cada 10 mujeres que no buscaron trabajo.
-      Más del 90% de las mujeres participan en labores de trabajo doméstico, no siempre remunerado, según la última encuesta de uso del tiempo disponible para el país, realizada por MINEC, DIGESTYC y UNFPA en 2010.
 
Los datos de DIGESTYC a 2014 también reflejan importantes brechas de integración de la juventud en mercado laboral.  Estas brechas, por cierto, han persistido durante años y son relevantes tanto para el desarrollo económico del país como para la cohesión social y seguridad ciudadana:
-       La tasa de desempleo de jóvenes entre 16 y 24 años asciende al 15%, más del doble del promedio nacional que es 7%.
-       El 27% de jóvenes entre los 15 y 29 años no estudia ni trabaja. La mayoría de estos jóvenes son mujeres.
 
-        El próximo Informe Nacional sobre Desarrollo Humano de El Salvador 2016 abordará a profundidad el tema de juventudes y hará propuestas  concretas para que ocupen un lugar central en el diseño de las políticas públicas.
 
El Informe de Desarrollo Humano global da luces a todos los países con una serie de propuestas para enfrentar los retos. Estos retos consisten en asegurar, entre otras cosas, que haya oportunidades de trabajo remunerado, adecuado y de calidad a disposición de las personas que necesitan y desean un trabajo remunerado.
Los cuatro pilares fundamentales de una agenda de trabajo decente que propone son:
1. La creación de empleos y el fomento de oportunidades emprendedoras impulsadas por la fuerza de un asocio público-privado;
2. La garantía de estándares y derechos laborales;
3. Una red de protección social básica y
4. Diálogo social basado en los principios de la gobernabilidad democrática entre el gobierno, las y los trabajadores y los empleadores.

Como PNUD, queremos aprovechar el lanzamiento del Informe Mundial para reiterar nuestro compromiso con el país y nuestro apoyo en la construcción de una agenda de políticas públicas que fomenten el trabajo decente y equitativo.

De manera particular, quisiera  mencionar algunos ejemplos de iniciativas para promover la inclusión de las mujeres que estamos apoyando y que creemos ayudarán a reducir las brechas señaladas:
-       La Secretaria Técnica y de Planificación de la Presidencia está diseñando un Sistema Nacional de Cuidado, para contribuir a aumentar la participación laboral de las mujeres apoyándolas en el cuido de sus hijos e hijas.
 
-       El Grupo Parlamentario de Mujeres está promoviendo una agenda de inclusión productiva de las mujeres. Esta agenda incluye el diseño de marcos normativos e iniciativas como etiquetar presupuestos nacionales para designar  fondos a favor de la autonomía económica de las mujeres. Además se plantea lanzar un Decreto especial para fomentar el empoderamiento económico de las mujeres.
 
-       El ISDEMU y el Ministerio de Trabajo están promoviendo el Sello de Igualdad de Género para empresas privadas.

Para cerrar mi participación, les comparto uno de los mensajes centrales del Informe sobre Desarrollo Humano Mundial 2015: Construir una sociedad con oportunidades laborales que permitan el desarrollo humano debe ser un eje central y explícito en la agenda de los países y de todas sus fuerzas vivas, en particular del gobierno, el sector privado y las y los trabajadores.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global

A

Afganistán Albania Algeria Angola Arabia Saudita Argentina Armenia Azerbaiyán

B

Bahrein Bangladesh Barbados Belarús Belice Benin Bhután Bolivia Bosnia y Herzegovina Botswana Brasil Burkina Faso Burundi

C

Cabo Verde Camboya Camerún Chad Chile China Chipre Colombia Comoras Congo (República del) Congo (República Democrática del) Corea (República Popular Democrática de) Costa Rica Côte d'Ivoire Croacia Cuba

D

Djibouti

E

Ecuador Egipto El Salvador Emiratos Arabes Unidos Eritrea Etiopía

F

Filipinas

G

Gabón Gambia Georgia Ghana Guatemala Guinea Guinea Bissau Guinea Ecuatorial Guyana

H

Haití Honduras

I

India Indonesia Irán Iraq

J

Jamaica Jordania

K

Kazajstán Kenya Kirguistán Kosovo (según Res 1244 del Consejo de Seguridad ONU) Kuwait

L

Lao RDP Lesotho Líbano Liberia Libia

M

Macedonia (ex República Yugoslava de) Madagascar Malasia Malawi Maldivas Malí Marruecos Mauricio y Seychelles Mauritania México Moldova Mongolia Montenegro Mozambique Myanmar

N

Namibia Nepal Nicaragua Níger Nigeria

O

Oficina del Pacífico

P

Pakistán Panamá Papua Nueva Guinea Paraguay Perú Programa de Asistencia al Pueblo Palestino

R

República Centroafricana República Dominicana Rusia Federación de Rwanda

S

Samoa Santo Tomé y Príncipe Senegal Serbia Sierra Leona Siria Somalia Sri Lanka Sudáfrica Sudán Sudán del Sur Suriname Swazilandia

T

Tailandia Tanzania Tayikistán Timor-Leste Togo Trinidad y Tobago Túnez Turkmenistán Turquía

U

Ucrania Uganda Uruguay Uzbekistán

V

Venezuela Viet Nam

Y

Yemen

Z

Zambia Zimbabwe