Garantizar la continuidad de los negocios, gestionando efectivamente los riesgos sanitarios, debe ser una prioridad para los países en los procesos de reapertura económica en el contexto del COVID-19. Es por ello que el Ministerio de Economía (MINEC) está impulsando una serie de seminarios virtuales para apoyar en este proceso a las empresas salvadoreñas, particularmente a las Pequeñas y Medianas (PYMES).

La serie de webinar se enmarca en la hoja de ruta para la reapertura de la economía nacional. Los encuentros son organizados con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), como parte del trabajo del clúster de Recuperación Temprana del Equipo Humanitario de País (EHP).

El primer seminario, llevado a cabo hoy, fue impartido por el especialista de la OIT, Randall Arias, politólogo costarricense y reconocido asesor del sector privado en la región latinoamericana, consultor internacional y director de proyectos de desarrollo en diversos temas, para múltiples agencias de cooperación internacional.

El especialista compartió dos herramientas diseñadas por la OIT para apoyar el regreso seguro a las actividades empresariales, con el mínimo de riesgo de contaminación de los trabajadores: la Guía para los empleadores sobre la prevención de la COVID-19 y el Plan de seis pasos para favorecer la continuidad de las operaciones de las PYMES.

La Guía para empleadores contiene recomendaciones, directrices e información general sobre prácticas y estrategias en materia de salud y seguridad para la prevención del coronavirus en el lugar de trabajo. Randall Arias explicó que la herramienta recoge estándares y buenas prácticas internacionales, pero que su aplicación requiere adaptarla a las regulaciones jurídicas específicas de cada país, tanto a las previamente existentes como a las diseñadas específicamente en el marco de la pandemia.

La guía permite gestionar el trabajo durante la crisis e incorpora consideraciones sobre: 1)La protección de las personas en el centro de trabajo, incluyendo medidas preventivas, gestión de riesgos directrices para el manejo de información referida a contagios; 2) la responsabilidad del empleador en la gestión preventiva de seguridad ocupacional y salud;  3) el trabajo desde casa y la obligación del empleador de garantizar las condiciones de cara a la continuidad del negocio y al bienestar del trabajador; 4) cambios operacionales, como cambios en jornada laboral y horarios, disminución o transformación de actividades; 5) cierre de negocios en circunstancias calificadas y las respectivas consecuencias jurídicas; y 6) medidas para la no discriminación, protección de la privacidad, no tolerancia a violencia y hostigamiento por el estado de salud.

La segunda herramienta presentada, el Plan de seis pasos para favorecer la continuidad de las operaciones, tiene un carácter más práctico, se adapta a cada caso y las empresas pueden aplicarla por sí mismas, explicó el especialista de OIT. “Este instrumento permite evaluar el riesgo y vulnerabilidad de la empresa con respecto a las personas, a los procesos, a los beneficios y mecanismos, y a la dinámica de colaboración entre personas empleadoras y trabajadoras, para desarrollar un sistema eficaz de riesgos y contingencias”, agregó.

El experto detalló que este a través de un cuestionario se genera un perfil de riesgo de la operación, y se pondera en una escala de riesgo. A partir de ello, se definen los pasos y acciones a seguir en la identificación de productos y servicios esenciales -algunas empresas reconsideran sus servicios, líneas de productos o formas de atención en línea-; el establecimiento de un Plan de Continuidad de Operaciones (PCO); la evaluación de los posibles efectos en la empresa y en los trabajadores; el establecimiento de listas de contactos; y el mantener, examinar y actualizar constantemente el PCO.

Este plan de seis pasos también está disponible a través de un curso en línea y un video, como herramientas complementarias para apoyar a las PYMES.

En las siguientes webinar programadas por el MINEC se abordarán otras temáticas complementarias como la prevención y mitigación del COVID-19 en el trabajo; la herramienta de 10 pasos para un retorno al trabajo seguro y saludable en tiempos de COVID-19; la Guía práctica para la prevención y mitigación del COVID-19 en la agricultura y la Guía sobre Trabajo desde la Casa, entre otros.Garantizar la continuidad de los negocios, gestionando efectivamente los riesgos sanitarios, debe ser una prioridad para los países en los procesos de reapertura económica en el contexto del COVID-19. Es por ello que el Ministerio de Economía (MINEC) está impulsando una serie de seminarios virtuales para apoyar en este proceso a las empresas salvadoreñas, particularmente a las Pequeñas y Medianas (PYMES).

La serie de webinar se enmarca en la hoja de ruta para la reapertura de la economía nacional. Los encuentros son organizados con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), como parte del trabajo del clúster de Recuperación Temprana del Equipo Humanitario de País (EHP).

El primer seminario, llevado a cabo hoy, fue impartido por el especialista de la OIT, Randall Arias, politólogo costarricense y reconocido asesor del sector privado en la región latinoamericana, consultor internacional y director de proyectos de desarrollo en diversos temas, para múltiples agencias de cooperación internacional.

El especialista compartió dos herramientas diseñadas por la OIT para apoyar el regreso seguro a las actividades empresariales, con el mínimo de riesgo de contaminación de los trabajadores: la Guía para los empleadores sobre la prevención de la COVID-19 y el Plan de seis pasos para favorecer la continuidad de las operaciones de las PYMES.

La Guía para empleadores contiene recomendaciones, directrices e información general sobre prácticas y estrategias en materia de salud y seguridad para la prevención del coronavirus en el lugar de trabajo. Randall Arias explicó que la herramienta recoge estándares y buenas prácticas internacionales, pero que su aplicación requiere adaptarla a las regulaciones jurídicas específicas de cada país, tanto a las previamente existentes como a las diseñadas específicamente en el marco de la pandemia.

La guía permite gestionar el trabajo durante la crisis e incorpora consideraciones sobre: 1)La protección de las personas en el centro de trabajo, incluyendo medidas preventivas, gestión de riesgos directrices para el manejo de información referida a contagios; 2) la responsabilidad del empleador en la gestión preventiva de seguridad ocupacional y salud;  3) el trabajo desde casa y la obligación del empleador de garantizar las condiciones de cara a la continuidad del negocio y al bienestar del trabajador; 4) cambios operacionales, como cambios en jornada laboral y horarios, disminución o transformación de actividades; 5) cierre de negocios en circunstancias calificadas y las respectivas consecuencias jurídicas; y 6) medidas para la no discriminación, protección de la privacidad, no tolerancia a violencia y hostigamiento por el estado de salud.

La segunda herramienta presentada, el Plan de seis pasos para favorecer la continuidad de las operaciones, tiene un carácter más práctico, se adapta a cada caso y las empresas pueden aplicarla por sí mismas, explicó el especialista de OIT. “Este instrumento permite evaluar el riesgo y vulnerabilidad de la empresa con respecto a las personas, a los procesos, a los beneficios y mecanismos, y a la dinámica de colaboración entre personas empleadoras y trabajadoras, para desarrollar un sistema eficaz de riesgos y contingencias”, agregó.

El experto detalló que este a través de un cuestionario se genera un perfil de riesgo de la operación, y se pondera en una escala de riesgo. A partir de ello, se definen los pasos y acciones a seguir en la identificación de productos y servicios esenciales -algunas empresas reconsideran sus servicios, líneas de productos o formas de atención en línea-; el establecimiento de un Plan de Continuidad de Operaciones (PCO); la evaluación de los posibles efectos en la empresa y en los trabajadores; el establecimiento de listas de contactos; y el mantener, examinar y actualizar constantemente el PCO.

Este plan de seis pasos también está disponible a través de un curso en línea y un video, como herramientas complementarias para apoyar a las PYMES.

En las siguientes webinar programadas por el MINEC se abordarán otras temáticas complementarias como la prevención y mitigación del COVID-19 en el trabajo; la herramienta de 10 pasos para un retorno al trabajo seguro y saludable en tiempos de COVID-19; la Guía práctica para la prevención y mitigación del COVID-19 en la agricultura y la Guía sobre Trabajo desde la Casa, entre otros.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global