La laguna El Jocotal fue el primer humedal con reconocimiento internacional para El Salvador, y el número 970 en la Convención Ramsar.

En el marco del Día Mundial de los Humedales, el Ministerio del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) presentó los avances del país en la conservación de la biodiversidad de estos ecosistemas y la importancia del trabajo articulado para su protección y restauración. Entre las acciones y logros del país están los cambios en las prácticas agrícolas, la creación de planes de negocios sostenibles, los programas de conservación de especies, el control de especies invasoras, la restauración de rutas de navegación y de las áreas de pesca.

El evento fue presidido por el ministro del Medio Ambiente, Fernando López; la representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Georgiana Braga-Orillard; el director ejecutivo del Fondo de Inversión Ambiental de El Salvador (FIAES), Jorge Oviedo; y el presidente del Fondo Ambiental de El Salvador (FONAES). Además, estuvieron presentes representantes los Comités Locales y Nacional RAMSAR, el sector privado, las comunidades y la cooperación internacional.

En El Salvador hay 126 humedales, siete de los cuales han sido clasificados como de importancia internacional: El Jocotal, Complejo Bahía de Jiquilisco, Embalse Cerrón Grande, Laguna de Olomega, Complejo Güija, Complejo Jaltepeque y Complejo Barra de Santiago.  El MARN está realizando gestiones para que el Complejo Los Cóbanos pueda convertirse en el octavo humedal de importancia internacional, por sus formaciones de arrecifes y por ser hogar de importante biodiversidad.

Las y los participantes destacaron la riqueza de biodiversidad que representan los humedales. En el mundo, aunque solo abarcan el 6% de la superficie mundial, son el hábitat o sitio de reproducción de más del 40% de las especies de plantas y animales. En El Salvador, albergan especies en vía de extinción como el boa constrictor y el cocodrilo americano, y especies vulnerables como la tortuga carey.

 “La riqueza de su biodiversidad también está conectada con el bienestar y el desarrollo económico local, proporcionan alimentos, agua y medios de vida para más de 660 millones de personas en el mundo”, destacó la representante residente del PNUD.  El PNUD apoya al MARN en un proyecto de conservación y gestión de los humedales y de sus Áreas Protegidas relacionadas, financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés).

Pese a los beneficios que los humedales traen a las comunidades, la acción humana es uno de los aspectos que más atenta contra estos ecosistemas. “Los humedales van desapareciendo a una velocidad tres veces mayor que los bosques, debido en gran parte a la presión de las prácticas agrícolas y económicas. En general, la diversidad biológica está disminuyendo a un ritmo sin precedentes en la historia”, dijo la Sra. Braga-Orillard.

El PNUD enfatizó la relevancia de continuar con el trabajo conjunto para recuperar y gestionar adecuadamente los humedales, así como para transformar modelos de negocios y hábitos de consumo.

Los funcionarios presentes coincidieron en que la siguiente década es crucial para transformar la relación de la humanidad con el planeta y revertir los efectos del cambio climático. Los próximos diez años, hasta 2030, son precisamente los que marcan la Década de la Acción por los ODS. “Tenemos que pensar qué planeta y qué país le vamos a dejar a nuestros hijos. La tierra nos está haciendo un llamado para que cuidemos los recursos naturales”, insistió el Ministro de Medio Ambiente.

Para las Naciones Unidas, la lucha contra el cambio climático es una prioridad máxima. La representante del PNUD reiteró el compromiso firme de seguir acompañando al país para lograr la sustentabilidad ambiental y promover soluciones integrales a los problemas complejos del desarrollo.

Icon of SDG 13 Icon of SDG 14 Icon of SDG 15

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global