Fotografía: Oscar Leiva/ PNUD El Salvador

Organizaciones productivas de los territorios más vulnerables del oriente de El Salvador recibirán apoyo para desarrollar y fortalecer cadenas de valor competitivas, sustentables e inclusivas, como parte de la respuesta nacional a la emergencia por COVID-19. El esfuerzo se enmarca en el Programa Nacional de Transformación Económica Rural-Rural Adelante, lanzado hoy e implementado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) con apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y financiado del Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA).

En el contexto de la emergencia, el Programa Rural Adelante incrementó a 35 el número de organizaciones productivas que recibirán apoyo en 2020; todas ellas del rubro de alimentos, específicamente lácteos, frutas y hortalizas. La inversión estimada en apoyo a estas organizaciones asciende a USD1.47 millones, en concepto de formulación de planes de negocio, fondos de coinversión, asistencia técnica, capacitación y otras actividades complementarias. Alrededor de 1050 personas de forma directa, y unas 4,725 de forma indirecta, entre productores/as y sus familias, serán beneficiadas solo con este componente.

El desarrollo de cadenas de valor busca contribuir a paliar los efectos socioeconómicos que se derivarán de la crisis sanitaria, a aumentar la resiliencia y lograr la recuperación temprana en áreas vulnerables de 87 municipios de la región oriental del país, en los departamentos de San Miguel, Morazán, Usulután y La Unión.

El objetivo primordial en el contexto de la emergencia es preservar y proteger los medios de vida de las comunidades, el empleo y las actividades de generación de ingresos. Al mismo tiempo, se espera contribuir a mantener la producción, el flujo, suministro y acceso de alimentos en la zona oriental, aportando así a reducir los riesgos de la inseguridad alimentaria.

El programa Rural Adelante pretende potenciar el desarrollo rural sostenible en la zona oriental del país, con enfoque de adaptación al cambio climático y se estructura en torno a tres componentes: además de las acciones para desarrollar las cadenas de valor, fortalecerá capacidades para la producción sustentable con adaptación al cambio climático y el marco de políticas públicas de desarrollo rural.

El Programa tendrá una duración de cinco años, con fondos por US $17.2 millones, 97% de ellos provenientes del FIDA. En El Salvador, los recursos del FIDA se utilizan para apoyar a los municipios donde la pobreza está más extendida. La estrategia es reducir la pobreza rural, generando riqueza y bienestar para los agricultores familiares, con la participación local.

El PNUD apoya ese modelo, garantizando la implementación efectiva y transparente del programa, con un enfoque de soluciones integrales a problemas complejos de desarrollo sostenible.

 

Icon of SDG 01 Icon of SDG 02 Icon of SDG 05 Icon of SDG 08 Icon of SDG 10 Icon of SDG 12 Icon of SDG 13 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global