La empresa privada es clave para promover la innovación, generar empleo decente y cerrar brechas, en un contexto de recuperación y de cara al logro de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible. Fotografía: Oscar Leiva/ PNUD El Salvador,

La crisis por COVID-19 es una crisis de desarrollo humano ante la cual debemos enfocarnos en cuatro áreas prioritarias, para recuperarnos mejor: Protección social, economía verde, alteración e innovación digital y gobernanza efectiva. Así enfatizó la Representante Residente del PNUD, Georgiana Braga-Orillard, durante un conversatorio organizado por la Fundación Empresarial para la Acción Social (FUNDEMAS).

“Debemos ir más allá de la recuperación, con miras a 2030, para convertir el mayor retroceso del desarrollo humano en un salto cualitativo histórico, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) como brújula”, destacó.

El conversatorio se llevó a cabo en el marco de la “Semana de la Sostenibilidad y Responsabilidad Social Empresarial (RSE) 2020”, que se celebra en formato virtual del 26 al 29 de octubre, con el lema “Sociedades Sostenibles ¡Somos solución!”. El panel se enfocó en la visión de la cooperación internacional sobre el rol de la empresa privada para adaptarse exitosamente a la nueva realidad y alcanzar las metas de la Agenda 2030.

En el espacio también participaron el Representante del Banco Mundial para El Salvador y Costa Rica, Óscar Avalle; la Representante Residente de ONUMujeres en El Salvador, Ana Elena Badilla; el Embajador de la Unión Europea, Andreu Bassols; el Representante del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), César Falconi; y el Director de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional USAID), David Gosney. La moderación estuvo a cargo del Presidente de FUNDEMAS, Tomás Regalado.

Las y los panelistas coincidieron en que el COVID-19 ha traído consigo una crisis sin precedentes, cuya respuesta requiere la acción articulada de todos los sectores. La empresa privada es fundamental no solo para lograr una mejor recuperación sino para avanzar hacia el desarrollo sostenible.

“La crisis de COVID-19 debe enfrentarse de una manera integrada. Esta pandemia nos recuerda que las personas, el planeta y la prosperidad están íntimamente conectadas y deben ser balanceadas para un desarrollo sostenible. La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible refleja esta realidad a través de sus 17 ODS”, dijo la Representante Residente del PNUD.

Las y los panelistas también destacaron las condiciones de desigualdad en el mercado laboral, preexistentes a la pandemia, y las brechas que afectan a las mujeres. Señalaron que el sector privado tiene un papel clave en la generación de empleos y en la protección de las micro y pequeñas empresas.

“Las empresas deben crear políticas relacionadas al cuidado de las mujeres, y enfocarse con el tema de la carga laboral, la brecha salarial y la violencia en el hogar, para ayudar a mejorar el rendimiento de las mujeres y ser más sostenibles”, enfatizó la Representante de ONUMujeres.

La Representante del PNUD, Georgiana Braga-Orillard, agregó que las empresas pueden contribuir a reducir la pobreza y a aumentar la protección social de las personas más vulnerables. Asimismo, son relevantes para fomentar la economía verde, el respeto al medio ambiente y soluciones sostenibles, tanto desde su agenda de RSE como desde la transformación de sus modelos de negocio.

“Al aumentar la ambición con relación al que se puede hacer para mitigar el cambio climático, profundizar la integración y adoptar nuevas tecnologías verdes, creemos que las empresas pueden convertirse en actores fundamentales en el logro de los ODS”, dijo la Sra. Braga-Orillard.

La innovación digital es un motor para acelerar la recuperación socioeconómica y el progreso hacia los ODS, coincidieron las y los expositores. El PNUD ha creado una de las redes de aprendizaje más grandes y rápidas del mundo centrada en los desafíos del desarrollo, los Laboratorios de Aceleración, y en El Salvador están iniciando operaciones.

“La Innovación es una de las razones de porque los países ricos, son ricos. La innovación genera más productividad y la productividad genera más crecimiento económico”, señaló el Representante del BID.  

Por su parte el Representante del Banco Mundial destacó que la pandemia nos ha mostrado que la virtualidad rompe barreras y fronteras y que esa es una oportunidad para generar empleos. “Dejó de importar aún más en donde se haga el trabajo, importa más la calidad y competitividad de cómo se hace”, dijo Oscar Avalle.

La innovación también es importante para que el país amplíe sus mercados de negocio, fuera del continente, agregó el embajador de la Unión Europea.

Finalmente, una de las conclusiones del panel fue la importancia de las alianzas para seguir avanzando en la recuperación y en el desarrollo sostenible. “Debemos trabajar juntos con todos los actores del país: organizaciones, sector privado y con los gobiernos locales y el gobierno central”, mencionó David Gosney, director de USAID.

“Las  implicaciones de la pandemia ya son evidentes, creemos que al fortalecer alianzas y el aprendizaje junto al fomento de la innovación y el diseño de proyectos financiables con base en datos de calidad podemos volver a la senda de desarrollo sostenible y alcanzar los ODS en 2030”, agregó la Representante del PNUD.

El presidente de FUNDEMAS, Tomás Regalado, concluyó que es importante aliarse encontrar los puntos de encuentro entre la cooperación internacional y el sector privado y fortalecer el trabajo en equipo para sacar adelante a El Salvador.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global