El foro “El multilateralismo en acción: gobernanza y perspectivas del análisis post COVID-19” fue organizado por la Universidad de El Salvador (UES) en el marco del XI Congreso de Relaciones Internacionales.

Sumado a los retos ocasionados por el cambio climático, la pobreza, la desigualdad y las tensiones sociales, la pandemia COVID-19 plantea nuevos desafíos que requieren el protagonismo de los organismos multilaterales, como actores clave para resolver los problemas globales, urgentes y graves.

Esta fue una de las principales reflexiones del panel foro denominado “El multilateralismo en acción: gobernanza y perspectivas del análisis post COVID-19” organizado por la Universidad de El Salvador (UES) en el marco del XI Congreso de Relaciones Internacionales.  

El espacio contó con la participación de la embajadora de El Salvador ante la Organización de las Naciones Unidas, Egriselda López; la Representante del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), Georgiana Braga-Orillard; y el Embajador de la Unión Europea, Andreu Bassols.

 “Nos enfrentamos a una crisis de Desarrollo Humano que ha generado una desaceleración en el avance de la Agenda 2030. Es urgente propiciar una discusión multilateral para mitigar los impactos, hacer una planificación para el futuro y fortalecer el avance hacia los Objetivos de Desarrollo Sostenible” enfatizó la Representante del PNUD durante su intervención.

Agregó que, la Pandemia de COVID-19 ha evidenciado aún más las desigualdades y problemas preexistentes en la región, lo que ha generado un mayor impacto y por lo tanto urge de la colaboración más profunda entre los países.

En el foro también se destacó la respuesta de las Naciones Unidas (ONU) y de la comunidad internacional, así como los desafíos que enfrentan para continuar dando respuesta al nuevo escenario mundial.  Se trata de una crisis de desarrollo humano y de vulnerabilidades, que impone retos al multilateralismo.

“El sistema de la ONU articuló esfuerzos para dar respuesta coordinada a la pandemia, colaborando y ayudando a los países; pero también se reconoció a los grupos poblacionales vulnerables (mujeres, niños) enfrentando desafíos particulares, lo que requirió acciones más específicas”, dijo la embajadora López.

La ONU cumplió este año su 75º aniversario. En julio pasado, el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, destacó que la pandemia acentuó la necesidad de un multilateralismo fortalecido y renovado, basado en los ideales definidos a lo largo de décadas por la organización: orientado hacia los objetivos generales de la y seguridad, derechos humanos y desarrollo sostenible, el fortalecimiento del trabajo de la red de organismos de las Naciones Unidas y una apuesta por un multilateralismo inclusivo.

En su intervención durante el foro, el Embajador de la Unión Europea apuntó que la gobernanza global es clave para superar los desafíos que supone esta emergencia mundial, entre ellos, lograr que la vacuna sea accesible para todas y todos, independientemente de la capacidad económica de los países y de las personas.

“La gobernanza global es esencial para abordar este tema. Solo a través instituciones multilaterales y de la cooperación internacional se podrán abordan las crisis en general”, dijo.

La Asamblea General de Naciones Unidas ha invitado a los países y organismos a ser más estratégicos, transparentes colaborativos, eficientes pensando en fortalecer el desarrollo y gestión y también todas las actividades en relación a paz y seguridad.

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global