Fotografía: PNUD/ Oscar Leiva

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), a través de la Iniciativa Spotlight, se une a la organización Voces Vitales para iniciar un programa de formación dirigido a empresas privadas, mediante el cual se implementarán diversas acciones que buscan reducir la brecha de género y brindar herramientas para prevenir hechos de violencia contra las mujeres.

Para el PNUD contribuye a fortalecer a las instituciones y sensibilizarlas sobre temas de género, que son clave para el desarrollo de los países, puesto que el empoderamiento de las mujeres permite que las instituciones se tornen fuertes, eficaces e inclusivas.

“Esta Alianza es clave para construir conocimiento y promover acción, en las empresas, privadas a favor de la equidad de género. Es necesario continuar generando mecanismos, políticas y programas para garantizar el acceso de las mujeres a la economía formal, a espacios libres de estereotipos y promoviendo el derecho para una vida libre de violencia para las mujeres, en el ámbito laboral”, dijo la Representante del PNUD Georgiana Braga-Orillard. “La empresa privada es clave para lograr estos objetivos”, agregó.

“Creemos firmemente que las empresas tienen una gran oportunidad de generar cambios desde adentro hacia afuera y estamos aquí para acompañarlas en el proceso de cerrar brechas de género y detener todo tipo de violencia. Si cada uno de ustedes está sensibilizado sobre este tema, se llegará más rápido a tener cambios significativos en las organizaciones”, indicó por su parte la presidenta de Voces Vitales El Salvador, Verónica Castro de Portillo.

La representante de ONUMujeres El Salvador, Ana Elena Badilla, agregó que es necesario generar alianzas con el sector privado para prevenir la violencia contra las mujeres, “porque todos los sectores suman en esta lucha”.

La empresaria y ex canciller de la República, María Eugenia Brizuela de Ávila, tuvo a cargo la presentación principal del evento al sector privado.

“Todos somos actores importantes. Estamos en la búsqueda de oportunidades potenciales de las empresas para incidir positivamente para cerrar las brechas de género y eliminar la violencia contra las mujeres. El camino hacia la equidad de género pasa por la prevención”, dijo Brizuela de Ávila.

Una de las primeras acciones de este proyecto comprende la realización de encuentros con directores ejecutivos (CEO), presidentes y altos directivos de empresas de diversos sectores del país, a quienes se les compartirá el programa de formación.

Posteriormente, se iniciarán jornadas de formación con equipos de recursos humanos y desarrollo organizacional, brindándoles conocimientos y herramientas que les permitan fortalecer y/o incorporar políticas y programas de equidad de género y prevención en los lugares de trabajo.

En una tercera etapa, se pondrá a disposición de las empresas cápsulas educativas para que sus colaboradores conozcan la importancia de la promoción de la equidad de género y desarrollen conciencia acerca de la violencia contra la mujer, y de esta manera, puedan identificar posibles agresores o víctimas e informar a estas últimas sobre los canales de ayuda a los cuáles acudir para recibir asistencia inmediata.

De acuerdo con la Encuesta de Hogares y Propósitos Múltiples (EHPM) 2019, cerca de la mitad de las mujeres se encuentran fuera del ámbito laboral, y sólo una de cada 2 en edad de trabajar está empleada.

Asimismo, 7 de cada 10 jóvenes que no estudian ni trabajan son mujeres, y la razón principal por la que no se emplean es porque tienen a su cargo una ardua agenda de cuidados y tareas del hogar. En este aspecto, se ha estimado que la contribución del trabajo doméstico no remunerado equivale a 21.3% del PIB (USD 3,925 millones), cifra que resulta similar a lo que recibe el país en concepto de remesas y, de esa contribución, las mujeres aportan casi 80%. 

Respecto a los salarios promedios mensuales, la EHPM revela que los hombres reciben 18.0% más de salario que las mujeres por igual trabajo, mientras que los despidos por embarazo y acoso laboral constituyen el 80% del total de casos denunciados ante las autoridades.

Algunas buenas prácticas que se pueden impulsar desde las empresas para cambiar la realidad de las mujeres comprenden el establecimiento de políticas de cero tolerancias al acoso laboral o sexual, fomentar que las mujeres asuman puesto de liderazgo y promover más oportunidades de desarrollo profesional de este sector y el aprovechamiento de su talento, entre otros.

La Iniciativa Spotlight es un asocio global promovido por la Unión Europea y las Naciones Unidas para eliminar la violencia contra las mujeres y las niñas. En El Salvador es implementada de forma conjunta por ONUMUJERES, Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) y el PNUD en alianza con organizaciones de la sociedad civil y bajo el liderazgo de los gobiernos nacional y locales.

La iniciativa también promueve el asocio de diferentes donantes, la implicación de todos los sectores de la sociedad y un enfoque de intervención integral que cubra todas las causas y factores que propician a la violencia contra las niñas, adolescentes y mujeres.

Icon of SDG 05 Icon of SDG 08 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global