dos adultos caminando en calle
El Proyecto Pionero en inserción social ha implementado un modelo de inserción para adultos fue abordado en este foro Explorando Caminos. Fotografía: Oscar Leiva, PNUD El Salvador.

 

 

La primera sesión de la nueva ruta “Explorando Caminos” se enfocó en conocer y analizar uno de los modelos diseñados e implementados por el Proyecto Pionero en Inserción Social: el modelo de inserción para personas adultas que han desistido de la violencia como medio de vida.

Explorando Caminos es un espacio de reflexión desarrollado por segundo año consecutivo por el Proyecto Pionero en Inserción Social, para analizar y generar ideas que contribuyan a las políticas públicas relacionadas con el tema en El Salvador.

Los expertos guías en esta ocasión fueron Luis González, Coordinador del Centro Post penitenciario de la Dirección General de Centros Penales (DGCP); Sergio Álvarez, Coordinador del componente de reintegración social de la Dirección de Reconstrucción de Tejido Social; Natalia Zepeda, oficial nacional de proyecto de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), y Lissette Miranda, coordinadora del Proyecto Pionero desde el PNUD.

El modelo comenzó a implementarse el año pasado, con una estructura innovadora liderada por instituciones del Gobierno y agencias del Sistema de las Naciones Unidas, creando sinergias  con organizaciones basadas en la fe que trabajan en inserción, y otros socios como el Ministerio de Educación y Organizaciones de la Sociedad Civil.

Actualmente, 58 personas participan en el proceso de inserción a través de ese modelo, que tiene ocho componentes: trabajo, atención psicológica, salud, educación y habilidades para la vida, transferencias condicionadas con normas claras, familia y comunidad, nuevas masculinidades y seguridad y asistencia legal.

Entre sus innovaciones, el panel destacó la estrategia de pares, es decir, personas que han pasado con éxito por un proceso de inserción y que se convierten en referentes para otras.  Estos referentes han sido preparados para realizar su labor con habilidades técnicas y profesionales.  “Incorporar a los referentes ha sido una forma innovadora y un proceso clave porque están en el corazón de las comunidades, cerca de los muchachos, son inspiración”, destacó Álvarez.

Otra estrategia novedosa ha sido la individualización. Conocer personalmente a cada Pionero -como se llama a las personas que están en el proceso de inserción- y acompañarlo en el proceso desde sus características propias, necesidades, planes de vida y aspiraciones.

“Desde un inicio este proyecto planteó un abordaje bastante integral, que se enmarca en un proceso de inserción social en tres niveles: individual, familiar y comunitario; con eso tratamos de cerrar un complejo ciclo”, enfatizó Natalia Zepeda. Añadió que hay un “engranaje” de instituciones y personas brindando seguimiento a cada uno de los casos y acompañando en el proceso.

Lissette Miranda, coordinadora del Proyecto, también señaló como novedoso la incorporación del enfoque de género, a través del componente de nuevas masculinidades. En cuanto al modelo, destacó también que se va construyendo y revisando “a diario”.

“No debemos de perder de vista el valor demostrativo del proyecto. Por eso estamos siendo muy exhaustivos en la evaluación de resultados”, explicó. Añadió que, entre los desafíos, está frenar la deserción del programa e incrementar el apoyo ciudadano.

Pese a que es un modelo en construcción, las y los panelistas destacaron el éxito que ha tenido hasta el momento y la importancia de escalarlo.

“El proyecto nos ha dejado un aprendizaje valioso para poder replicar, como el trabajo de pares, trabajo con líderes espirituales, formación de tutores, coordinación interinstitucional. Nos deja un empoderamiento fundamental para seguir atendiendo en prevención terciaria”, señaló Luis González de la DGCP. “Queremos seguir creando sinergias para seguir trabajando estos temas y escalarlos”, añadió.

Sergio Álvarez, de la Dirección de Reconstrucción del Tejido social, añadió que las evidencias obtenidas brindan aportes para entender que “un modelo como el del Proyecto Pionero claramente se debe escalar, replicar, reproducir de manera segura, acompañada, guiada y sostenida, por todos los actores que están involucrados y los que se puedan sumar”.

El Proyecto Pionero en Inserción Social es implementado por el PNUD, la OIM, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) , en asocio con la Dirección de Reconstrucción del Tejido Social, la Dirección General de Centros Penales, el Instituto Salvadoreño de la Niñez y la Adolescencia y el Ministerio de Educación. El Banco Mundial contribuye como socio clave en el  desarrollo de las actividades del Foro.

 

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global