San Salvador. Foto: PNUD El Salvador.

Con la asistencia técnica del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y bajo el liderazgo de la Secretaría de Comercio e Inversiones, el Gobierno de El Salvador desarrolló una guía que orientará la formulación de un Marco de Recuperación post Desastre para El Salvador.

El instrumento permitirá al país estar mejor preparados y dirigir de manera más eficaz, ordenada y articulada este proceso; integrando las prioridades nacionales, garantizando mecanismos de financiamiento y unificando los esfuerzos de todos sus socios para promover un desarrollo resiliente.

La guía se elaboró con la participación de 15 carteras de Estado para su adaptación a la realidad de El Salvador.  Parte de la metodología se basó en la revisión de la experiencia nacional e internacional, la institucionalidad existente y las prioridades del Gobierno; siguiendo además los lineamientos generales propuestos en el documento “Marco de Recuperación de Desastres” (DRF, por sus siglas en inglés) desarrollado de manera conjunta por el Banco Mundial (BM), la Unión Europea (UE) y Naciones Unidas.

La Representante Residente del PNUD, Georgiana Braga-Orillard recordó que el “Reporte Especial sobre Desarrollo Humano en el bicentenario. El Salvador 2021” del PNUD, ha señalado que el fortalecimiento de la resiliencia al cambio climático se tornará determinante para el país, por ser esta crisis la que mayor impacto tendrá en los próximos veinticinco, cincuenta y cien años, por lo que contar con un mecanismo de recuperación es oportuno para El Salvador.

“En 2020, tuvimos el impacto de las tormentas Amanda y Cristóbal, además de estar en el contexto de pandemia por el COVID-19.  En conjunto con la Unión Europea, Banco Mundial y otras agencias del Sistema realizamos un análisis de pérdidas y daños de este impacto combinado, realizando el Post Disaster Needs Assessment (PDNA).  Sobre la base de esa experiencia, el Gobierno de El Salvador solicitó un apoyo para fortalecer un mecanismo de respuesta y desarrollar un marco de recuperación", dijo la Representante del PNUD.

Agregó que aunque "El Salvador ya contaba con un mecanismo fuerte de respuesta inmediata ante desastres" era necesario desarrollar esa fase de recuperación temprana. "El Marco de recuperación es una herramienta que parte de la evaluación de daños y pérdidas de un evento de desastre y transita hacia la coordinación de acciones para la recuperación física, económica, social y ambiental que fomente este desarrollo resiliente”, enfatizó.

La propuesta metodológica del Marco de Recuperación se enfoca en tres pilares fundamentales: (1) Identificación del Marco Institucional para la Recuperación (2) identificación de posibles mecanismos de financiamiento e (3) Identificación de opciones para su implementación incluyendo monitoreo y seguimiento.

En las últimas tres década,s los desastres de origen socio-natural se han incrementado en la región Centroamericana, y una iniciativa como esta fortalece la política pública para la promoción de resiliencia en la dinámica económica, social y ambiental del país. El Salvador es el primer país de Latinoamérica que genera esta guía adaptada a sus condiciones y será un modelo para replicar su experiencia en otros países de la región.

“Agradecemos a cada una de las instituciones que han sido parte de esta iniciativa que permite que el país cuente por primera vez con un instrumento como este y en caso de que tengamos que enfrentar un desastre, contar con una metodología para estimar los daños y las pérdidas causadas y evaluar e identificar las consecuencias a nivel macroeconómico y las necesidades de recuperación y reconstrucción” dijo la ministra de Economía María Luisa Hayem.

El secretario de Comercio e Inversión, Miguel Kattan indicó que, tras la experiencia en 2020 con la Pandemia, El Salvador se encontraba en una situación difícil, “no contábamos con ningún mecanismo para responder a esta situación.  Ahora se ha logrado generar las instancias necesarias para poder responder a una crisis”.

Añadió que la recuperación debe ser integral y abarcar la dimensión económica y social, para que sea efectiva y resiliente, además debe incluir el fortalecimiento de los sistemas de salud, educativos y de todos los sistemas nacionales de respuestas ante las crisis. “Vamos a establecer la hoja de ruta, los mecanismos apropiados para la adopción del marco de recuperación, definiendo líneas estratégicas, plan de acción, entre otros”, indicó.

El PNUD apoya al país para avanzar hacia la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), en línea con las prioridades nacionales.

Icon of SDG 11 Icon of SDG 13 Icon of SDG 17

PNUD En el mundo

Estás en PNUD El Salvador 
Ir a PNUD Global